Como escribir una pagina landing

¿Estás a punto de lanzar un nuevo producto al mercado? ¿Curso? ¿Servicio? ¿Sala de escape? ¿Juego de mesa?

No lo hagas sin una página landing.

¿Cómo escribes una página landing?

Sigue leyendo para descubrir los elementos comunes que caracterizan las páginas landing de éxito: las que consiguen sus objetivos y los superan.

 


SPOILER ALERT!

Si no has visto Infinity Wars, salta a “la piedra infinita número uno de tu página landing: tus palabras”

 

¡Y tan resonante que fue el Bang que provocó Thanos!

¡Nos dejó a todos con la boca abierta implorándole a cualquier ser todopoderoso que no se nos llevase a Star-Lord!

¡Star-Lord, no!

¡Que el muy sonado titán se cargó a medio universo cinematográfico Marvel!

Le llevó su tiempo reunir todas las piedras infinitas, pero cuando las consiguió, con un simple chasquido de dedos provocó una explosión apocalíptica que nos dejó sin nuestros queridísimos super héroes.

 

Como escribir una pagina landing ejemplo
Portada de Infinity Gauntlet third edition TPB (2011) art by George Pérezhttps://en.wikipedia.org/wiki/The_Infinity_Gauntlet

 

Y no, ¡no estamos diciendo que tu página landing tenga que exterminar a la población!

Pero, desde luego, sí que tiene que detonar con fuerza ante el público target de tu negocio.

Con muchísima fuerza.

Pero, ¿cómo voy a poder yo causar tal impacto?

Palabras.

Estructura.

Diseño.

Las piedras infinitas de tu página landing.

¿Te atreves?

 

La piedra infinita número uno de tu página landing: tus palabras

Todas las miradas en las Converse, por favor:

 

 

 

Porque, eso es lo que queremos al escribir una página landing: que todas las miradas se fijen en nuestro producto o servicio. En nada más.

Ese es el objetivo que debemos tener en mente al escribir una página landing, o una página de ventas.

¡Ya encontraremos el momento para enseñarle los tejanos que van de maravilla con las Converse! Pero ahora, lo que queremos es que, el/la cliente las visualice en sus pies, y se imagine lo muy “guai” que va a estar cada vez que se las ponga.

Minimizando las posibilidades de que se nos distraiga.

Un sólo objetivo.

Lo que queremos es que haya una CONVERSiÓN (:)): que se lleve a cabo una acción.

Y si le distraemos con otras historias no va a funcionar.

 

¿Merece el esfuerzo escribir una página landing?

Lo merece, desde luego.

El enfoque de una página landing te permite convertir a un porcentaje mucho mayor de visitantes.

Al tener toda la información que necesita en una sola página, y al tener muy claro qué botón tiene que apretar para conseguir la oferta o el producto/servicio, las probabilidades de que haga lo que tú quieres que haga, aumentan considerablemente.

Un matiz, antes de continuar.

En este caso, no tenemos talla única.

Nos podemos acercar, que es lo que vamos a intentar hacer hoy aquí, pero es tal la variedad de públicos, ofertas, objetivos, enfoques, nichos, percepciones, etc… que es muy difícil decir: la landing anatómicamente perfecta se escribe así.

Lo que sí que es cierto es que hay toda una serie de elementos comunes que caracterizan las páginas landing de éxito: es decir, las que consiguen sus objetivos ( y los superan).

Y esos, son los que enumerarnos a continuación:

 

Cómo escribir una página landing para provocar un Bang tan resonante como el de Thanos:

 

 1. No des por asumido que el visitante te conoce a ti o a tu oferta

 

Nada.

No asumas nada.

Repítete esta mantra: “yo no soy nadie y el mundo desconoce lo que ofrezco” (pero solo para este propósito, ¡que es una mantra un poco deprimente!)

Partiendo de ahí, vas a tener que escribir todo lo que una persona va a necesitar para establecer una relación emocional contigo y con tu producto, y tomar la acción que quieres que tomen.

Todo.

Wow.

Sí, pero no te preocupes.

Paso a paso.

Empieza por Enmarcar el problema al que se enfrentan.

Así lo hicimos en una página landing escrita para uno de nuestros clientes:

EJEMPLO  (REINVENTARSE o TODO FOTOSHOP)

Problemas primero, tus soluciones después.

Y, sobre todo, claridad.

No hagas que surjan más preguntas de las que tenían en su mente.

Simplemente añade claridad.

¿Cómo?

¿Conces la fórmula A.I.D.A?

A grandes trazos, A.I.D.A te sirve para guiar a tu lector/cliente potencial a través de un proceso de lectura que termina en la acción que tú quieres que tomen.

Es decir, empiezas por captar su ATENCIÓN con tu texto, le despiertas la curiosidad lo suficiente como para que siga leyendo.

A partir de ahí, desarrollas su INTERÉS en tu oferta, hasta llegar a ese punto clave en el que empiezan a autoconvencerse de que tu producto, servicio o la información que ofreces podría tener relevancia en sus propias vidas.

En este punto, se empieza a “agitar” su DESEO. El objetivo aquí es conseguir que quieran comprar un producto, vivir una experiencia, o dar un gran paso en sus vidas.

Por último, les alientas a que crucen el “punto de no retorno” para que tomen esa ACCIÓN que a ti te interesa, ya sea comprar un servicio, pedir  hora, suscribirse a tu lista, reservar una de tus salas de escapismo, etc…

 

 2. Ofréceles R.O.T.I.

 

Return on Time Invested.

O Rentabilidad sobre su inversión de tiempo.

Es decir, ten presente que el visitante que aterriza en tu página landing está invirtiendo su tiempo en ti.

Y tú tienes que recompensarle.

Esto es lo que piensa tu lector:

Soy tu cliente potencial, podría estar interesado en lo que presentas, pero mi tiempo es limitado. Dime lo que necesito saber. Dímelo enseguida. No me hagas buscarlo. Estoy aquí porque tengo una necesidad o un problema. Dime cómo vas a solucionarlos o me voy”.

Eso es a lo que te enfrentas.

A la hora de escribir tus textos, tienes que tenerlo presente en todo momento.

EVITA PALABRAS SUPERFLUAS, QUE NO APORTEN VALOR.

Compara:

Sin lugar a duda, nuestro casco de bicicleta es más ligero y fuerte debido a nuestro uso de unobtanium.

Usamos unobtanium para fabricar cascos más ligeros y fuertes.

¿Con cuál te quedas?

Efectivamente, el cliente también prefiere la segunda opción.

 

3. Ahórrate los superlativos y sé muy específico

 

No mates la credibilidad de tu página landing con superlativos, jerga, y afirmaciones que no puedas demostrar.

No olvides que el usuario de hoy en día es muy perspicaz.

Hoy, sin una prueba de que eres el mejor, no vas a ningún sitio.

Y aun así te va a costar convencerles, porque los superlativos, de por sí, son subjetivos y muy difíciles de demostrar.

La prueba es lo que importa.

Los detalles.

Los estudios, los análisis.

Si realmente has conseguido introducir un producto al mercado que es superior a la mayoría, demuéstralo.

Incluye testimonios de clientes satisfechos.

Incluye datos.

Y, si no puedes demostrarlo, no pasa nada.

Simplemente, evita frases superlativas, exageradas y no demostrables, y céntrate en recalcar los beneficios de tus productos y servicios, porque si no te va a pasar lo que ilustraba yo en una de mis muy, pero que muy antiguas landing:

 

Ejemplo de como escribir landings

 

Te va a pasar que tu cliente/suscriptor potencial va a salir corriendo más rápido que el propio Ussain Bolt en los 10 metros finales de una carrera de velocidad.

Tu misión en una landing es clarificar e informar con tus palabras, no exagerar ni confundir.

Tienes que ser específico.

Claro como el agua.

 

4. Haz el test de la hoja en blanco

 

Pregúntate a ti mism@:

Si escribiese el titular, subtítulo, o el primer párrafo primero de mi landing en una hoja de papel en blanco y se lo entregase a un desconocido en la calle, ¿los entenderían?

Ese, queridos amigos, es el test de la hoja en blanco.

Nada del otro mundo.

Pero nos recuerda que el texto en la parte superior de la landing, el más visible, es el que el cliente debe entender, sin ningún tipo de contexto.

Por ejemplo, imagina que te encuentras este texto en una página:

“Más ligero. Más fuerte. El H1”.

¿Perdón?

¿El H1?

Este texto, imprimido en una página y acompañado de una enorme imagen, podría funcionar.

En la web, donde puede aparecer en un correo electrónico, en un tweet o en otro fragmento por su cuenta, es un misterio.

A no ser que seas Apple.

Pero con que le añadas una palabra, todo cambia:

“Más ligero. Más fuerte. El Casco H1”.

Incluso mejor:

“Más ligero. Más fuerte. El Casco para bicicletas H1”.

 

La piedra infinita número dos de tu página landing: la Estructura

 

Asigna una función clara a cada uno de los elementos de tu landing

A veces le damos demasiada responsabilidad al pobre titular.
Queremos que:

·         Transmita nuestra Propuesta Única de Valor,

·         Convenza a la gente para que compre,

·         Resuma nuestra oferta,

·         Tenga las palabras claves adecuadas, etc…

 

Seamos realistas.

La función principal de tu titular es llamar la atención del visitante que aterriza en tu landing, e intentar crear el suficiente nivel de curiosidad para que siga leyendo.
Pero, si liberas al titular de tanta responsabilidad y repartes funciones adecuadamente al escribir tu landing, de manera que todos los elementos hagan su trabajo, tendrás una landing mucho más eficaz.

¿Qué función tiene cada elemento?

 

El titular: tiene que mantener a los visitantes en la landing.

El subtitular: el mismo concepto del titular, pero lo llevas un poco más lejos, antes de dirigirles al resto del texto.

Imagen/es: no te mates buscando fotos originales: lo importante en una landing es que reflejen el servicio que intentas ofrecer.

El texto principal: apoyar de manera directa el objetivo de la página:

·         Identificar sus Puntos de Dolor

·         Proponer tu solución

·         Destacar tus beneficios

Introducir el “IMAGINA”…tu vida, tu trabajo, tu familia, tu futuro, etc… con las Converse Fucsias que les presentas.

Testimonios: convertir a los dudosos en creyentes.

Titular del formulario: aliviar la ansiedad que puedan sentir por completar el objetivo de la página.

Formulario: ser rellenado.

Botón (llamada a la acción): ser “clicado”.

 

Imagina que los elementos de tu página web son trabajadores en una cadena de montaje. Cada uno de ellos es responsable de su función.

Cada trabajo tiene que hacerse a la perfección para que la cadena funcione.
Con que solo falle uno, el resto no puede funcionar, y el conjunto se desmorona.
Si consigues optimizar cada uno de estos elementos para que desempeñe su papel único, habrás creado un camino claro y deliberado para tus clientes potenciales que les dirigirá hacia tu meta de conversión.
Y eso, además, hace que la experiencia de usuario de tu página de destino fluya a la perfección.

 

La piedra infinita número tres de tu página landing: el diseño

 

¡Mantén tu branding!

¡No confundas a tus clientes!

Si has invertido tiempo y dinero en desarrollar una marca de identidad para tu negocio (de escape room o no), ¡tienes que lucirlo!

Y si no, ¡te recomiendo que lo hagas! (y te cuento por qué en este artículo).

Mantén tu logo, tus colores, tus fuentes, el estilo de tus imágenes, tus iconos, todos los elementos de diseño que componen el ADN de tu marca.

Y asegúrate de que luzcan a la perfección en la pantalla mini de los dispositivos móviles de tus clientes.

Y aquí tienes las tres piedras infinitas de la landing de tu negocio.

 

¿Te parece imposible encontrarlas y hacer que produzcan una explosión verdaderamente resonante?

¿No tienes tiempo para ir buscándolas por este infinito universo?

¿No sabes por dónde empezar tu búsqueda?

!Déjalo en nuestras manos!

!Teletranspórtate a Coco Station ya!

 

 

El Portal de Everett