Tus textos digitales te hacen perder dinero

Así de claro: la redacción de los textos digitales en la web, blog o incluso en las redes de tu negocio de hostelería, hotel, empresa de turismo, lifestyle, ocio, etc…puede estar afectando de manera muy negativa tu rentabilidad.

Y lo decimos así, sin pocos miramientos, porque son muchos los empresario/a que no valoran suficientemente el poder de las palabras.

¡Admitimos que hemos empezado algo bruscos!

Para compensar, y antes de lanzarnos a identificar los problemas potenciales en la comunicación de vuestra empresa, compartimos este video que, aunque está en inglés, te dará una idea de lo poderosas que son las palabras bien utilizadas.

Verás lo que sucede cuando una mujer en la calle modifica el texto en el cartel de un hombre ciegoy sin hogar.

De un “Soy ciego, por favor ayúdeme”, a un “Hace un día estupendo, y no puedo verlo”, la reacción de las personas que lo ven es completamente distinta.

¿Qué cambia?

El factor empatía.

La mayoría de nosotros hemos visto tanta violencia, miseria, y necesidad en la TV y en películas, que estamos totalmente insensibilizados al ver una persona necesitada.

En el segundo cartel, sin embargo, se crea una empatía que nos hace sentir lo que debe ser el vivir sin poder ver todas las maravillas de nuestro mundo.

Esa conexión emotiva que no existía en el primer cartel, cambia por completo la reacción de los transeúntes.

Así es el poder de las palabras.

Y para atraer al cliente y aumentar tus ventas por Internet, tienes que aprender a valorarlo y a utilizarlo a tu favor.

¿Cómo?

El primer paso es identificar errores.

Empezando por las señales de advertencia que nos indican que estás cometiendo errores innecesarios. Y que esos errores, están ahuyentando al cliente que llega a tu página.

¿A qué errores nos referimos?

Aquí los tienes.

Las 9 señales de que la redacción de tus textos de hosteleria, turismo y lifestyle te hacen perder dinero.

 

1. No conoces a tu cliente/lector ideal

El lector ideal es la persona a la que estás tratando de persuadir para que se reserve una mesa, habitación o tour o para que se suscriba a tus sesiones de HIIT online semanales en la web de tu gimnasio.

Pero (y este es un ”pero” subrayadísimo) para escribir textos que sean persuasivos necesitas conocer a tu lector ideal y saber lo que le interesa y le motiva.

Por ejemplo, los creadores de Carelogger, una aplicación pensada para ayudar a la gente que vive con diabetes a medir sus niveles de insulina, etc. creían que a su cliente ideal, le importaría tener una aplicación que fuese fácil de usar.

Pero con el tiempo, descubrieron que lo que realmente le importaba al cliente objetivo, era mejorar su salud.

En cuanto Carelogger cambió su titular de:

Controlar tu diabetes ahora es mucho más fácil

a

Mantén tu salud controlando tu diabetes,

las conversiones aumentaron un 31%.

Recuerda: No escribes lo que te gusta escribir. Escribe lo que tu público quiere leer.

2. No utilizas palabras “hipnóticas”

¿Palabras hipnóticas? ¡Venga, ya!

Sí, no mentimos, las palabras hipnóticas hacen que el lector baje sus defensas ante tus argumentos de venta. Se usan en copywriting para “circunvalar” el espíritu crítico del lector.

Por ejemplo:

  • La palabra TÚ. Este humilde pronombre personal, les da a tus lectores la sensación que están manteniendo una conversación contigo. Se sienten implicados en la historia.
  • La palabra IMAGINAR, les permite visualizar cómo cambiaría su vida haciendo tus sesiones de HIIT o disfrutando de una noche maravillosa en tu hotel granadino.
  • La palabra PORQUE, da a la gente una razón por la que deben hacer algo y desencadena una respuesta automática.

 

3. Hablas demasiado sobre ti mismo/a

Sí, lo sabemos. Llevas años trabajando duro para mejorar tus productos y servicios.

Estás orgulloso de la empresa que has construido. Estupendo.

¿Pero sabes la verdad pura y dura?

A tu cliente le interesa hasta cierto punto.

Es cierto que esa trayectoria es parte de tu storytelling y es importante que la compartas.

Pero, lo que tu clientela quiere saber es cómo vas a hacerle sentir mejor desconectando en tu restaurante hawaiano, cómo le vas a ayudar a ahorrar dinero con tu servicio de comida sana a domicilio, cómo se va a poder relajar con la copa de vino gratis que le espera en tu restaurante al reservar una mesa para cuatro personas.

Eso, es lo que le interesa.

Te explicamos por qué aqui.

 

4. Estás obsesionado con los adjetivos

Los adjetivos y los adverbios pueden cancelar el poder persuasivo de tu texto digital al aumentar el número de palabras de tus oraciones.

Y como bien sabes, cuantas más palabras, menos van a leer tus clientes, sobre todo si te visitan desde un dispositivo móvil.

Sigue estas cuatro reglas para evitar el poder destructivo de los adjetivos:

  1. Si puedes eliminar un adjetivo sin cambiar el significado de tu frase, hazlo.
  2. Selecciona adjetivos sensoriales, que permanecen en la mente del lector. Por ejemplo, le resultará mucho más fácil recordar “aromático” o “fragrante” que “bueno”.
  3. Utiliza adjetivos que inciten a la emoción, como “seductor” en lugar de “agradable”.
  4. Sé memorable.

 

5. Pides dinero demasiado pronto

¿Qué es lo que hace que un vendedor te parezca demasiado agresivo?

Que insista en la compra demasiado pronto, ¿verdad?

Efectivamente. Te ahoga, no te da tiempo a hacer preguntas. Solo quiere su dinero. Ya.

No todo el mundo está dispuesto a comprar desde el primer momento que llega a tu página.

Respétales, y nútreles con información y, conocimiento. El momento ya llegará.

 

6. Sufres de pomposidad

La prosopopeya y la verbosidad no tienen cabida en el contenido digital de cualquier restaurante, hotel o empresa de turismo de hoy.

Hoy en día solo se permite la conversación: desenfadada, sencilla, emotiva, amigable, que salga del corazón.

Así que todavía no te has desecho de ella, estás ahuyentando a tu cliente.

Lo que necesitas son mensajes claros, párrafos cortos y oraciones sencillas.

 

7. Sufres de “Pereza de Superlativos”

¿Tú crees que tus visitantes te van a creer si les dices que eres el mejor, el más bueno, el más bonito el más barato?

Más bien no.

Te recomendaría que eliminases todo tipo de superlativos, pero si no tienes más remedio, limítalos a casos en los que tengas estadísticas o hechos que demuestren que en realidad sois la empresa más buena, más rápida, más barata, etc.

Es decir, sin números que lo demuestren, no hay superlativo que valga.

 

8. Pones a Google por encima del cliente

¡Pero, hombre (o mujer), ¿crees que no se notan todas esas palabras clave por toda tu redacción?! ¡Hay que ser un poco más discreto, y ¡mucho más creativo!

Si bien es importantísimo escribir para subir al podio de Google, por encima de todo, tienes que escribir para ese cliente ideal del que hablábamos antes.

Así que, seduce al ser humano primero, y verás lo fácil que te resultará ser premiado por Google.

 

Sí, es cierto, redactar textos de calidad para tu restaurante, hotel o empresa de turismo que te aumenten tus ventas y reservas es mucho más complicado de lo que parece.

Requiere mucho tiempo de investigación y preparación.

Además, como dicen, los hay que nacen para las letras, otros para los números, y algunos afortunados para ambas cosas.

Si no eres de los que se les dan bien las letras, dejanosolo a nosotros.

¡No nos pongas una ecuación delante, pero textos digitales, con eso sí que te podemos ayudar!

Ponte en contacto, y hablemos de mejorar la redacción digital de tu empresa de hosteleria, turismo y lifestyle.

Y si es hoy mismo, ¡mejor!