Aquí nos tienes con otro de nuestros ridículos pero muy entretenidos paralelos…

Sí, hoy comparamos la experiencia del usuario que llega a la web de tu negocio (sea de escapismo o no) con Islandia, pero ¡cuidado!

¡Que no nos estamos refiriendo a la Islandia real, la bellísima isla en el Mar del Norte!

!Sigue leyendo para averiguar de qué #$@&%*! de Islandia te estamos hablando!

 


 

Al decir que la experiencia del usuario de la web de tu negocio (de Escape Rooms o no) tiene que ser como Islandia, no te hablo del país “más amigable del mundo” conocido por sus inigualables paisajes salpicados de volcanes y géiseres.

Pero, casi.

Te hablo de la “Islandia” de Austin Tappan Wright.

Comparamos Islandia a la experiencia de usuario

 

Una novela de ciencia ficción publicada en 1942 por el que fuese profesor en ley de la Universidad de Berkeley, en California.

Esta “Islandia” es una civilización utópica situada en una idílica isla del Pacífico Sur donde la tecnología es virtualmente inexistente. Una isla cerrada al resto del mundo donde el amor por el espacio geográfico y la familia reina por encima de todo.

De hecho, el idioma islandés creado por Tappan Wright incluso tiene una palabra que define ese amor por el espacio que uno ocupa en el Planeta Tierra: “alia”, un concepto que se cuida y se transmite de generación en generación.

En Islandia, ese amor se traduce en la ausencia de egoísmo o intereses personales.

Se traduce en harmonía con el entorno.

Y se refleja en una satisfacción total con el lugar en el que uno se encuentra en el mundo.

Esa satisfacción extrema que se vive en “Islandia” es la que queremos reproducir en la web de tu negocio (de escape rooms).

¡Qué exageración!

¡Total!

Pero ya sabes que en Coco Station nos gusta trasladarte a mundos maravillosos en nuestro blog. 🙂

Y qué mejor que un paraíso donde todo funciona a la perfección como el de “Islandia” para establecer un paralelo con la experiencia del usuario en tu web, ¿verdad?

Pero, vayamos por partes.

 

¿Qué es la experiencia de usuario (UX) de tu web?

 

Imagina que tu web es la Islandia de Tappan Wright.

Y tú, un visitante adentrándote a este asombroso mundo.

via GIPHY

Las emociones que vives, las conexiones que estableces, la información que obtienes, y la satisfacción que sientes en Islandia es tu experiencia del lugar.

Si todo funciona a la perfección…

Si el trato con los lugareños es súper agradable y te sientes como en casa inmediatamente…

Si el lugar te parece encantador y cada rincón por el que pasas es una sorpresa más grata que la anterior…

Si no te pierdes y encuentras lo que buscas fácilmente…

Entonces, tu experiencia de “Islandia” será 10/10.

O mejor dicho, tu experiencia de la web será 10/10.

Y cuando regreses a casa, no podrás dejar de hablar de “Islandia” (de la web) porque la experiencia habrá sido tan positiva en este espacio utópico, que querrás revivirla en tu mente y ¡compartirla con todo el mundo!

Pero entonces, ¿qué factores hacen que la experiencia del usuario de la web de tu negocio (de escape room) sea inmejorable?

Sigue leyendo 🙂

 

Cómo creas una experiencia de usuario extraordinaria para los visitantes que llegan a tu web

 

Y subrayamos extraordinaria porque las medias tintas ya no te valen.

Aquello de, “paso de hacer fotos profesionales porque total, qué más le da a la gente”…

O lo de, “ ya escribo yo los textos de la web que tampoco se me da tan mal, tú”…

O incluso aquello de, “me va a hacer la web el sobrino de la vecina que toca el tema este de ordenadores en la universidad”…

Todo eso, ¡se acabó!

Porque todo eso, te hace mucho más mal que bien.

Desde el primer día.

Todo eso es lo que provoca una experiencia de usuario negativa.

Es lo que hace que el cliente intuya una falta de profesionalismo por tu parte.

Es lo que le hace sentirse perdido cuando tendría que saber perfectamente dónde encontrar lo que busca.

Es lo que le hace sentirse incómodo con el espacio que has creado.

Con el mensaje que has escrito.

Con tu manera de presentarte.

Por eso, subrayamos la palabra extraordinaria.

Una experiencia de usuario “meh” hoy en día te va a hacer mucho daño.

Para que la persona que llega a tu web se sienta tan feliz como los habitantes de “Islandia” en su paraíso terrenal, te recomiendo que te esmeres muchísimo en cuidar los siguientes aspectos de la web de tu negocio:

 

1.      Antes de nada, pregunta qué visión tiene tu usuario de ese espacio ideal.

 

Te lo comentábamos ya en “Lecciones de comunicación digital extraídas de Johny Mnemonic (O por qué buscar tu público target cueste lo que cueste)”: Si no conoces las preferencias de tu público target te va a ser imposible crear un espacio en el que se sienta a gusto. Tiene lógica, ¿verdad?

Si a la persona más importante para ti le irrita la manera cómo te diriges a él o ella…

O el hecho de que utilices imágenes de stock…

 O el desorden que parece reinar en tu web…

via GIPHY

 

Esa persona tan importante para ti va a desertarte y buscar otro paraíso que responda mucho mejor a sus necesidades.

Así que, investiga, espía, escucha, fisgonea…

Haz lo que tengas que hacer para desarrollar una página web que no solo refleje las tendencias actuales en diseño, si no también, y sobre todo, el gusto y las preferencias de tus clientes target.

 

2.      ¡Velocidad de carga!

 

¿Verdad que te irrita cuando aparece el dichoso relojito al cargarse una web?

A tu cliente también.

Y por eso, cada fracción de segundo, cuenta.

Cada fracción de segundo aumenta las posibilidades de que tu cliente desaparezca en el ciberespacio y no vuelva a ser visto nunca más.

En serio.

¿Qué puedes hacer para que la velocidad de carga de tu web no frustre a tu cliente y le lleve directo a tus competidores?

Por un lado, puedes optimizar las imágenes antes de publicarlas en la web. JPEGmini o Tinypng te ayudarán a hacerlo gratis.

Por otro, puedes emplear plugins en WordPress como Super GT caché o W3 Total Cache que te ayudarán a minimizar y comprimir archivos.

Y por otro, puedes confiar en un profesional del diseño web para que se ocupe de este aspecto tan importante de la experiencia de usuario de tu web.

Como a cualquier viajero (intergaláctico o no), a tu cliente le gusta navegar por tu espacio rápidamente y sin problemas.

Por eso, una vez gestionada la velocidad de carga, el siguiente paso es este:

 

3.      Facilítale la navegación

 

Lógica.

Deja que domine la lógica en tu diseño.

Si quiere conocerte mejor, enlace directo a la página Quiénes Somos.

¿Servicios?

Claramente expuestos.

¿Tienda?

Que acceda con un solo clic.

 

¿Tú crees que tiene tiempo y deseo de perderse por la compleja arquitectura de tu web?

¿O de darle al zoom para hacer las letras más grandes?

¿O de apagar los pop ups que no dejan de aparecérsele?

via GIPHY

Claridad.

Que predominen la claridad y la lógica en la navegación.

La pregunta es, ¿cómo sabes lo que es lógico?

Porque, lo que te parece lógico a ti, ¡puede ser caos para tu cliente!

De nuevo, confía en los profesionales del diseño web.

Ellos saben perfectamente qué forma debe tomar la arquitectura de tu web para que tu usuario pueda navegar cómoda y fácilmente en todo momento.

 

4.      Facilítale la navegación en dispositivos móviles

 

¿Sabías que en el Planeta Tierra hay más móviles que personas?

Para ti, empresario/a de este mundo, eso significa que, por primera vez en la historia de la humanidad, tienes la oportunidad de alcanzar y ser alcanzado 24/7.

Por eso, te imploramos que optimices tu web para dispositivos móviles y, sobre todo, que esta dirija a tu cliente por tu escaparate digital con la misma lógica de la que te hablábamos antes.

 

5.      Guíale con palabras claras

 

Las palabras son mágicas.

Las historias son mágicas.

En la web de tu negocio, las palabras y las historias tienen el poder de cautivar y conectar emocionalmente con tu usuario y hacerle sentir inmediatamente en un espacio encantador como “Islandia” del que no quieren salir.

Pero, tus palabras también le sirven como ayudas visuales que le orientan a él o ella hacia lo que busca y te ayudan a ti a guiarle hacia la compra/reserva.

Por eso, te recomiendo que seas claro.

Piensa que no le debería hacer falta leer toda tu página para averiguar a qué te dedicas.

Nada más aterrizar en tu página de inicio, debería tener una noción clara de lo que haces y por qué te necesita.

Dile lo que quieres que haga: llámale a la acción con un texto conciso situado cerca de la información que necesita para seguir adelante.

Utiliza un enfoque estratégico y coloca tus llamadas a la acción en el punto donde preparas al visitante para que tome una decisión.

 

6.     Métodos y sencillez de pago

 

Si aplicas los factores anteriores a la web de tu negocio tu usuario habrá disfrutado de cada segundo de su experiencia contigo.

Pero, ¿ha comprado algo?

¿Ha reservado una experiencia en tu escape room?

¿No?

Tal vez necesite más tiempo.

Pero, tal vez, se haya encontrado con algún tipo de obstáculo que le haya echado hacia atrás a la hora de tomar la decisión final.

  • ¿Costes inesperados al pagar?
  • ¿Un proceso de pago demasiado complicado o largo?
  • ¿Una falta clara de seguridad?
  • ¿Precios en moneda extranjera?
  • ¿Información importante en inglés?

 

Optimiza el proceso de pago.

Guíale  e infórmale acerca de los pasos que está siguiendo y los que le faltan.

Elimina cualquier tipo de campo que no sea esencial en tus formularios de pago  y de envío…

Y reducirás las posibilidades de que dé marcha atrás.

 

Como ves, la “Islandia” de tu web es muy real.

La sensación que tu usuario siente en tu web es muy real.

Si es 100% positiva y se enamora de ti, volverá.

Se informará.

Comprará.

Y hablará de ti.

Si no lo es, buscará otro paraíso en el que pueda sentirse a gusto.

 

Por eso, te recomendamos que te tomes la experiencia de tus usuarios muy en serio.

 

¿Te atreves a hacer un poco de autoanálisis?

¿Te atreves a poner tu web a prueba?

¡Envíanos la URL de tu negocio y te enviaremos nuestra honesta opinión!

¡Escríbenos!

¡Vamos a crear esa “Islandia” perfecta para tu usuario que le haga sentirse comodísimo y que le haga gritar

“¡Sí, sí, sí! ¡De aquí no me voy”!

 

El Portal de Everett